¿Cómo vivir un embarazo empoderado?

¿Estás embarazada en estos momentos? ¿Deseas ser mamá física alguna vez? ¿Tienes alguna mujer en la espera a quien quieras acompañar o apoyar? O simplemente si no estás en ninguna de las posiciones anteriores pero te interesa profundizar en las diferentes facetas y posibilidades de la feminidad, este artículo es para ti.
 
Empecemos por resaltar que cada una en su mundo, es un mundo, y cada embarazo también; por ende, tenemos la libertad de vivir el embarazo a nuestra manera, más allá de lo que se "supone" que debe ser. 

La maternidad es una construcción que se comienza a hacer en el embarazo, tenemos 9 meses para irnos preparando. Con cada embarazo nace un madre en la mujer que ya existe. Como dice la psicoanalista Mariela Michelena: "La madre tiene 9 meses para hacerse a la idea del cambio que le espera y que ya empieza a experimentar en carne viva. El embarazo es una pausa turbulenta que la naturaleza le da a la madre para acostumbrarse a la sorpresa y al desastre".

Este es un proceso íntimo y particular, en donde cada una llega a su espera de una manera distinta, cada una llega con algunas o millones de expectativas que pueden ser fabulosas o catastróficas. Algunas se cumplen, otras no. Tal vez nos imaginábamos un embarazo súper activo y resulta que tenemos uno donde nos toca hacer muchísimo reposo. O por el contrario, nos imaginábamos un embarazo lleno de malestares y resulta que nos sentimos plenas y enérgicas buena parte del tiempo. No todo es como esperamos o imaginamos. A fin de cuentas, cada embarazo tiene su cuota de aventura inesperada e impredecible.

Muchas veces, mientras estamos esperando, nos dan consejos sin pedirlo o pedimos consejos por todos lados. Está muy bueno escuchar a terceros si queremos y pedir silencio a otros si no queremos escucharlos o nos parece que se están metiendo donde no los hemos invitado. También está buenísimo leer, investigar, sin embargo TODO eso que entra a nosotras en forma de consejos, lecturas, clases, cursos, es importante filtrarlo con nuestra intuición y deseo, pasar las cosas por nuestro propio filtro, estilo y momento. Esto es vivir un embarazo empoderadas: escuchando nuestra propia voz y teniendo una voz muy poderosa para cuando haga falta levantarla o tengamos ganas de hacerlo.

Parte del empoderamiento es recordarnos humanas: la mujer perfecta NO existe, el embarazo perfecto o ideal TAMPOCO. De este modo, también le enseñas a tu bebé lo que es ser humano, vulnerable y a la vez poderoso; es válido que estés confundida, triste, enojada, algunas veces. Las emociones las vives, las sientes y pasas por ellas. No hay nada de malo en eso. 

Es válido tener momentos de agobio, confusión, sentirte abrumada con tu bebé hecho real; como dice Mariela "un bebé es algo que se quiere y no se quiere, que se quiere y se teme a la vez y con la misma intensidad. Algunas veces se rechaza el embarazo y las incomodidades que supone, sin que esto signifique que se rechaza al niño". Eres una mujer humana, recuerda, recibe también los fantasmas que se te aparecen en este momento mágico pero MUY real.

Busca apoyo y pide ayuda cuando la necesites. No tienes que demostrarle a NADIE que puedes sola con todo, y no por eso está flaqueando tu fortaleza, al contrario: Cuidar de ti misma es lo más poderoso que puedes hacer, sobre todo durante el embarazo.